Símbolo de nuestro homenaje al amor y el vino.

La Fuente del Vino es un homenaje a esta bebida emblemática a través de una historia de amor. Construida con materiales autóctonos invita a los visitantes a llevarse un recuerdo inolvidable de su paso por el lugar.

A través de los años se ha convertido en un detención obligada de los turistas que visitan San Rafael.